jueves, 18 de octubre de 2018

Censo 2017: Más que los resultados, los problemas por afrontar.





            “Tener información es tener el poder” reza un viejo dicho dentro del mundo del periodismo. Aquel que maneja datos, fuentes, indicios, estadística, sin duda tiene todo a su alcance para tomar las decisiones oportunas y adecuadas. Si esta información lo contara los gobernantes y lo aprovecharían como medio de alerta y prospectiva, qué duda cabe, seríamos el paraíso en un mundo de quimeras, pandoras y desconsuelos.

            He repasado los resultados de los censos realizados en el Perú EL 2017 y con relación a Amazonas, comparto algunas cifras:
INDICADOR


Madres adolescentes
142 (entre 12 y 14 años)
2 924 (entre 15 y 19 años)
Migración
Ingresaron: 66,921 personas
Salieron 142,074 habitantes
Promedio de hijos por familia
2.4 (2007)
2.0 (2017)
Crecimiento demográfico
1,3% en el contexto nacional
0,8% entre 1993-2017
Distribución poblacional
41.5% Urbano
58.7% Rural
Densidad poblacional
10.6 personas x Km2 (2007)
9.7 personas x km2 (2017)
Edad promedio de la población
29.7 años

Religión
Católicos 63,9%
Evangélicos 23%
Servicios públicos
Red Pública: 72%
Alcantarillado: 65,4%
Luz : 74,8%
Uso de leña: 50% de hogares
Educación
Primaria: 38.4
Secundaria: 34.7%
Sup. Técnica: 8.7%
Sup. Universitario: 9.1
Población analfabeta
26,950 habitantes

Distribución poblacional
Utcubamba: 107,237
Bagua: 74,100
Chachapoyas: 55,506
Luya: 44,436
Condorcanqui: 42,470
Mendoza: 29,998
Bongará: 25,637

            Si seguimos desagregando datos, nos encontraremos con distritos que no superan los 350 habitantes, localidades donde no se registran nacimientos consecutivos en los últimos tres años, una población semi analfabeta que supera el 70%, más del 8.9% de población con discapacidad y un grueso grupo de 8.5% de población adulta y lo peor, es que cada vez nos estamos haciendo viejos.
            Pese a eso, hay un muy buen grupo entre 15 y 44 años (165,118 habitantes) que son la esperanza laboral de Amazonas hasta el 2030, año en que el bono demográfico será causal de serios problemas para la habitabilidad del territorio.
            Las inequidades se convierten en brechas que se tiene que reducir poco a poco mediante programas y proyectos pero de una manera responsable por parte de los gobernantes del futuro.
            Ante estas estadísticas y otras que seguramente el INEI Amazonas dará a conocer oportunamente, nos da una fotografía crítica del territorio que  obliga a los políticos, hacer lo siguiente:
1.- Hacer un proceso de descentralización al interior del territorio
2.-Buscar estrategias para evitar el despoblamiento de casi el 25% de distritos de Amazonas.
3.-Rediseñar los programas presupuestales en base a oportunidades de desarrollo regional y que generen impacto en la economía departamental.
4.- Invertir en proyectos con tecnología para incrementar la producción interna.
5.- Hacer campañas de sensibilización regional para evitar la alta tasa de migración y la falta de identidad con el territorio.
Amazonas es un departamento joven como el resto del país, pero está padeciendo de serios problemas que a la larga, si no se interviene responsablemente, estaremos perdiendo el rumbo de la historia y el orgullo por lo nuestro.

Publicar un comentario