domingo, 13 de noviembre de 2011

AMAZONIA: PATRIMONIO NATURAL Y OPORTUNIDAD PARA TODOS


Hace poco, he visto por la televisión, tirarse al agua a cientos de “charapas”, a Markarian sentirse un poco más peruano, a especialistas ambientales como un privilegio que la Amazonía (que se extiende entre Perú y Brasil) fueron denominados como una de las siete maravillas naturales de la humanidad. Y vaya, que nosotros los amazonenses también tenemos que celebrarlo, porque más del 75% de nuestro territorio es amazónico; pero al mismo tiempo debemos ser los más preocupados, ya que tamaña responsabilidad es complicado manejarlo, más aún cuando el mundo está camino a una súper eclosión urbana y a una irremediable crisis ambiental.
Este galardón conlleva a que la clase política regional, replantee sus estrategias de gobierno a corto y mediano plazo, para colocar en la agenda como prioridad uno el tema ambiental y la impostergable atención tecnológica para preservar, mantener, cuidar el agua, que es quizá el valor natural de incalculable valor que tenemos hoy por hoy los amazonenses. El agua en Amazonas es una potencialidad única, ya que nuestro departamento solo como tal, tiene el 48% de la reserva hídrica de toda la amazonia peruana y somos cabecera de cuenca de un espacio geográfico que hoy debe contar con todo el apoyo del mundo, a fin de que podamos preservar tanto en Perú como en Brasil, quizá las últimas reservas naturales de hidrógeno y un pulmón natural de la humanidad. Esta calificación no es fortuita ni emocional. Es un llamado de atención de los lectores que esta maravilla natural, SI o SI, tiene que contar con un plan de contingencias, un programa de acción inmediata, un motivo para que los gobiernos aporten a su protección.
Amazonas como tal, cuenta con ocho cuencas hidrográficas que aporta un 20% del total de la reserva piscícola de la amazonia peruana. Sus más de 3,600 milímetros cúbicos de fuerza hídrica lo convierten en una grata oportunidad para que se rediseñe la estrategia ambiental de nuestra región, a fin de que llegado su momento podamos contar con programas y políticas regionales ambientales para que lideremos este programa en toda la región.  Urge entonces que nuestras instancias de gobierno, fortalezcan lo que no se tiene como: Planes ambientales territoriales provinciales¸ zonificaciones ecológicas, caso contrario, estaremos perdiendo el tren de la historia. Ese tren que esta tocándonos la puerta y si no lo abordamos, quedaremos varados para siempre.
Publicar un comentario