jueves, 11 de agosto de 2016

MANCOMUNIDAD: LA MIRADA DE AGUILA DE LA REGIONALIZACION

En los últimos días con bastante entusiasmo se viene escuchando que los gobernantes regionales de Cajamarca, Amazonas, San Martín y La Libertad vienen impulsando la mancomunidad  Qhapaq Ñan Nor Amazónico, la misma que por su extensión, potencialidades y riquezas está llamada a ser una de las más importantes en el país. Esta región tendría a la fecha 4’595,824.000 habitantes y un territorio de 149,074.24 Km2 que ya no es poca cosa.

Históricamente, este territorio tubo una hegemonía chachapoyana; recordemos que Patáz y Bolivar, así como el Gran Pajatén formaban parte del reino de los Chachapoya o Sachapuyo y con Cajamarca hay un vínculo sanguíneo, además desde Chachapoyas se inició el proceso de conquista de la amazonia y la actual capital de Amazonas formaba parte de la Intendencia de Trujillo; es decir, tenemos lazos históricos, culturales y relaciones más que diplomáticas, de hermandad en esta región del Qapaq Ñan, camino inca que hasta hoy se aprecia por diferentes partes de este territorio en formación.

Pero eso no es suficiente. Dentro de los cuatro departamentos, Amazonas es el segundo en territorio, pero último en población, nuestro departamento es el que menos PBI genera, es la menos articulada; pero al mismo tiempo la de mayor “explotación a futuro” por sus recursos naturales, por sus reservas en el subsuelo y por ser cabecera de cuenca amazónica. No nos olvidemos que nuestro departamento cuenta con el 48% de la reserva hidrográfica del país y somos bisagra para la costa y la selva, sin nosotros, el resto poco o nada vale, de allí que las propuestas de inversión, de proyectos territoriales, de planes de intervención tienen que tener como centro de intervención en nuestro departamento.

Sin duda alguna, la regionalización es un paso gigantesco para desarrollar el Perú profundo, es una ventana de oportunidad para tener otra mirada de la planificación y al mismo tiempo un medio para canalizar, independientemente del gobierno central, inversiones extranjeras, oportunidad para desarrollar el interés de la empresa privada como foco de inversión y desarrollo.

Para que todo eso se produzca, se tiene que ser águila real y volar imaginariamente por nuestros pueblos, identificar nuestra “presa” y hacer que sea la semilla para alimentar nuestros sueños e ilusión para ser mejores cada día. Eso es PENSAR GLOBALMENTE, ACTUANDO LOCALMENTE.
Publicar un comentario