miércoles, 2 de diciembre de 2015

Amazonas: ¿Sabemos la carga que tenemos sus hijos?





¿Han jugado a la Yan Ken Po, alguna vez? En fin y, saben que en estos juegos gana el más rápido, el más mosca, pero al mismo tiempo el oportunista y el que tiene suerte. En los juegos de esta naturaleza influye también el azar y por sobre todo, juego es juego. Distinto, muy distinto es la gestión y la política y peor cuando queremos hacer de Amazonas, una realidad y no un sueño. Veamos y vamos al cuadro:

Si hacemos un análisis muy general, la deuda social que tiene el país con Amazonas de DOS MIL SETECIENTOS TREINTA Y NUEVA MILLONES, NOVECIENTOS SESENTA Y UN MIL y DOCIENTOS NOVENTA DOLARES, es impagable (por lo menos ahora) y poco viable hacerlo realidad al 2021, peor si nos dejamos llevar por los recursos que otorga el Gobierno Central, que anualmente ni llega a OCHENTA MILLONES DE DOLARES. Este monto de inversión, en esa tendencia lo veríamos en estos sectores hecho realidad en los PROXIMOS CUARENTA AÑOS, hecho que de por sí, desdice la VISION que tiene Amazonas por alcanzar al 2021.

Cifras más, cifras menos, amerita más allá de mesas, de agendas, de concertaciones y de reuniones interminables, se tomen decisiones gravitantes para el futuro de Amazonas. ¿ A dónde quiero llegar?. Quizá a ningún lado, pero mi comentario obedece a opiniones de expertos que a la pregunta para alcanzar el desarrollo comparado a Venezuela, Colombia, Chile y Ecuador, el país tendría que invertir 14 MIL MILLONES DE DOLARES si quiere seguir en la ola de la competitividad. Esa ola esquiva para nosotros, entendiéndose que estamos rodeados de exageradas brechas que solo se tocan en el discurso y casi poco en la realidad.

No solo se puede vivir de buenas intenciones; es bueno procesar la realidad y reorientar la gobernanza administrativa y jurídica para permitir el ingreso de la inversión privada y ella haga su chamba con el control de la clase política, debiendo orientar los presupuestos a mega proyectos integrales. Para ello se requiere:
  • Modernizar la gestión pública, dejando de lado “la papeleta” por resultados 
  • Planificar en base a nuestras potencialidades ¿Alguna vez se nos ocurrió hacer el MAPA DE LA RIQUEZA EN AMAZONAS? 
  •  Generar infraestructura social y productiva, articulada a mercados y tendencias mundiales.    
  •  Mejorar los Índices de Desarrollo Humano con inversión de calidad, cercanía y pertinencia.

Volviendo al principio ¿Sabemos la carga pesada que tenemos nosotros los hijos de Amazonas para enfrentar su futuro? Umm ¿Complicado verdad? Caminante se hace camino, reza una frase poética de Antonio Machado. Los amazonenses debemos ser conscientes que todos estamos llamados a cambiar la historia de nuestros pueblos. Amazonas no quiere que sus hijos lo visiten en fiestas patronales, en paseítos para recordar nuestro pasado. Necesita que desde el lugar que nos encontremos seamos tripulantes de este gigantesco barco y lo llevemos a buen puerto.

No debe interesarnos quien sea el capitán, debe imponerse el espíritu de cuerpo y hacer sentir nuestra presencia permanentemente para respirar en la oreja del Estado y nos tomen en cuenta, antes que AMAZONAS sea como lo maldijo Salaverry: “tierra de primitivos que no merecen ser reconocidos como tal”
¿Seguimos a la Yan Ken Po y jugar quien es piedra, tijera y papel? o de una vez por todas nos ponemos la camiseta de la tierra nuestra.
Publicar un comentario