jueves, 5 de febrero de 2015

SURCOS DE LA VIDA



Desde que nacemos
comenzamos la muerte.
Cada espacio de vida
es zozobra y también deleite.


Nacemos puros y limpios,
el cuerpo envejece,
envejece el tiempo.

Con el paso de los años
surgen surcos y huellas del tiempo.
Huellas de amor, de pasión o desconsuelo.

Solo la flor de la tierra,
ensombrece la sombra de la vida.
Un sombrero nativo, protege tu tiempo,
tu rostro, tu mirada y también tu silencio.
Publicar un comentario