viernes, 22 de marzo de 2013

Archivo Regional: Legado histórico de Amazonas





El mes de abril es un mes significativo y para todos los gustos, por ejemplo es el mes de las letras, es el mes donde nació Toribio Rodríguez de Mendoza Collantes, prócer y precursor nacional, es el mes también del Archivo Regional de Amazonas, que este año cumple 25 años de creada. Bodas de Plata, marcado por etapas siniestras, de auge y de vigencia al servicio de la región y el país.

            Recuerdo vagamente en los ochenta a Carlos Torres Más y otros profesionales arropados con guardapolvos y guantes abriendo y cerrando papeles, muchos de ellos raídos, húmedos y hasta podridos por el paso de los años. Años de historia, escritas y plasmadas por personalidades anónimas, que hoy sin duda alguna son nuestra historia y forman parte de ella.
            Fortuitamente y por cuatro meses, forme parte del archivo regional de Amazonas el año 2002, cuatro meses más que suficiente para empaparme de sus contenidos y explotar mi condición de escribidor y periodista para sacar desde la telaraña una serie de historias reales que lo convertí a la postre en mi primer libro : “QUE NO TE CUENTEN CUENTOS”.
            Hoy, he recreado en mis manos parte de los libros catálogos que edita periódicamente la dirección del archivo y me he deleitado con cada descripción que me hice una promesa interna de “desterrarme” a las entrañas de esta oficina para desempolvar nuevas experiencias, sucesos y hechos relevantes que vale la pena convertirla en literatura.
            Es interesante identificar entre los miles de expedientes judiciales apellidos originarios de los indios chachapoya y luya chillaos, tales como: Quep, Llancar, Gololopuz, Caritate, Ballco, Chuitilla, Masqui, Guinchibil, Sismal, Zuta, Sopla, Locha, Ganchi, Fonqui, Chuquín, Cajalín, Chopec, Chapac, Paujamarca, Pantoja, Culquirricra, Comeca, entre otros y todos tienen origen en Taulía, Yambajalca, Santo Tomás, San Cristóbal de Olto, entre otros o, apellidos imponentes que siguen vigentes o han desaparecido, como: Hernani de Arbildo, Ulloa, Salinas, Sosa, Vivero, Gamarra, Zapata, Romero, Olivares, Reynoso, Patiño, Valenzuela, Cuellar, Mendoza, Torrejón o Cabañas que aparece desde 1,614 en esta parte del país.
            Entre los documentos que están vigentes y al servicio de la colectividad, además de los notariales, están los judiciales y criminales, como las causas civiles. De entre miles de expedientes existentes hay hechos relevantes que son importantes leerlo y con ello reconocer el pasado de nuestra ciudad.
            Curiosamente encuentro casos de amancebamiento, que por esas épocas era un delito grave y se denominaba  a las relaciones entre un hombre y una mujer sin estar casados, conocido hoy como adulterio. Me llama la curiosidad de una denuncia de amancebamiento hecha por Pedro Bravo de Valenzuela contra Juana de Bances Valdez por maltratos y amancebamiento con una india llamada María. Es decir, podría ser el primer caso de lesbianismo en nuestra ciudad. El hecho 4 de Julio de 1626.

            O la denuncia penal, hecha por el capitán Alonso Chávez Cadena contra  Alonso Enríquez por falta de respeto al no quitarse el sombrero al hablar con él ( 30 de mayo 1622), o, la denuncia hecha por Gerónima de Aguilar, contra Lucas de Angulo, criollo de la ciudad por no haber cumplido su palabra de casamiento con ella y después de haberla gozado y querer casarse con otra (12 de febrero 1676). Es decir, historias humanas, cotidianas, que solo valen porque existen y como dicen los archiveros, estos documentos son la memoria de los pueblos.
            Este año el Archivo Regional, cumple 25 años. Sigue vigente, incólume y a la espera de que las hojas de sus reliquias sean abiertas por los hijos del siglo XXI. Hojas que derraman una riqueza histórica inimaginable. Mi reconocimiento a todos los que trabajan en este lugar, al cual envidio. Envidio porque me imagino que disfrutan de cada hallazgo, imaginan con ella el pasado de nuestros pueblos y viajan sublimes al repaso de nuestra historia.
Publicar un comentario