martes, 1 de enero de 2013

2013: REFLEXIONES DE UN AMAZONENSE IDEALISTA



El año que termina, es sin lugar a dudas, un año de muchas contradicciones, de muchos temores (el fin del mundo), de muchas ilusiones y esperanza (una fiesta patronal memorable), un año de muchas satisfacciones personales; pero es un año también, de sueños frustrados como región.


En el 2012, varias noticias llamaron la atención de los amazonenses: El documento publicado por la Universidad Católica, donde figuramos en el puesto 23 en materia de competitividad y por ADEX, como un departamento deficitario en materia de exportaciones con el -9,2%. Es decir, estamos en nada.
Y el tema por analizar es saber cómo se mueve el entorno macroregional , para entender que se requiere más que empeño para iniciar el verdadero proceso de cambio en las acciones políticas de Amazonas y; tal vez, con el año preelectoral del 2013 sea tomado en cuenta en una agenda pública a tomar en cuenta y con ello, partamos de un franco compromiso con el crecimiento integral de nuestro departamento.
Hace poco, escuchamos la noticia visionaria del departamento de Loreto, que aspiran contar con su línea férrea que una Maynas con Yurimaguas, noticia que se complementa con la integración de Brasil por este medio a la zona nororiental de este vecino país continente. Estos datos, sin lugar a duda conducen a las siguientes interrogantes:
1.      ¿Contamos con un plan agrario de exportación?
2.  El plan regional de competitividad ¿contempla a países vecinos para exportar productos especializados y de demanda colectiva? O seguimos sub utilizando nuestro terreno en productos localistas, que por su volumen de producción permite el ingreso de similares productos a menor precio y oferta
3.      Nuestro plan de competitividad – si existe - ¿Qué plantea para ser competitivos y encontrar nuestro nicho de mercado regional?
4.     Al 2021, se tiene previsto incrementar la red vial ¿Pero éstas son estratégicas para el crecimiento del mercado regional?
Además, Amazonas, tomando en cuenta su ubicación geopolítica y la existencia de territorio indígena,
son más que oportunidades para la inversión, sea social, económica y productiva, pero eso depende como lancemos el anzuelo a la inversión privada. Ésta, que nos es todavía esquiva y muy bien lo aprovechan territorios costeños, que mediante trasvase de las aguas, vienen incrementando su riqueza. Se hace necesario aprovechar ese extenso terreno del estado en el Reposo para de una vez por todas, impulsar nuestra zona industrial.
            Adicionalmente, el tema ambiental sigue siendo un talón de Aquiles para los departamentos como el nuestro, donde anualmente se talan espacios similares a ocho canchas de fútbol, el cual sin duda alguna, nos mermará en nuestra capacidad de reserva hídrica a mediano plazo. Recurso que bien se puede desde hoy plantear para que sea nuestro plus para el canon al agua, que sí o sí, se tendrá que discutir antes que finalice la presente década.
            Entre otra reflexión pública que hago, es el tema del turismo, que cada día se vuelve informal, con paquetes y programas de visita, sin planificación, más impera la codicia del promotor, que el sustento técnico para desarrollar esta propuesta, que sin duda alguna es un privilegio contar con recursos de gran valía en nuestro territorio. No basta invertir en darle utilidad o acceso; sino, en generar responsabilidad en el uso de los mismos para que tengan sostenibilidad y satisfacción del usuario. A esto se suma una debilidad de alternativas en la capital de Amazonas, que no atrae al turista para que se queda por lo menos un día. No contamos con museos especializados en historia, cultura, costumbres de la región, mucho menos galerías para el arte y por el arte o, lo que es peor, parte de nuestras potencialidades, se encuentran en ruinas o en proceso de destrucción, como Revash, Carajía, las iglesias del Alto Imaza, etc. Y tenemos que sumar que nos falta UNA MARCA COMO PRODUCTO Y DESTINO TURISTICO
            El 2013, qué duda cabe, será el año donde nos acerca más al PLAN PERU 21 y, para que no sea un documento más de gabinete, se tiene que apretar el acelerador, mirar el futuro con ojos de águila, dejar de planificar por demanda ni por alternancia de poder, generar mesas de trabajo, fortalecer a la sociedad civil y tratar de prevenir todo conflicto que genere divorcio con el desarrollo de nuestros pueblos.
Publicar un comentario