lunes, 13 de junio de 2011

TUSHPUNA: !PA' TODO EL MUNDO!


Ayer en el estadio Kuélap de Chachapoyas, se desarrolló la final de la liga deportiva entre los equipos de Santo Domingo y Juventud Dinámica de Tushpuna. Los dos ya están clasificados para representar a nuestro balompié local; pero era un partido para definir quién es el campeón. Fue un partido digno de una final, con suplementario y penales. Al final ganó el que menos falló y esos fueron del Santo Domingo. Resultado final: “Los Purtus” 3, Tushupuna 1.
No hubo lagrimas de rabia en las tribunas. Sea cual sea el resultado, era un partido histórico para el equipo de Tushpuna, ya que por primera vez, su juego, su camiseta y el nombre de un barrio salía más allá del estadio Kuélap para engalanar con su juego en otras partes de la provincia y Dios mediante a otras provincias de Amazonas y si es que hace un buen papel, ser nuestro representante en la etapa interregional.
Me permito hablar de las virtudes de este equipo, no por desconocer las cualidades del campeón; sino porque el Club Juventud Dinámica de Tushpuna, es un equipo de barrio, de pueblo, de gente sin recursos pero con un corazón grande. Es el equipo que representa a mi barrio, donde nací. Es el equipo que mi padre, Don Ubicho lo alentaba desde las tribunas o al cual mis hermanos son extremadamente fanáticos; pese a que uno de ellos es arquero de Santo Domingo. Es un equipo que lleva el color y la alegría a los estadios. Será por eso, que ayer no hubo lágrimas ni rabia, peor impotencia, solo hubo alegría, ya que el equipo que fuera fundado por los años sesenta y que jugaba en los pueblos vecinos de la ciudad, se hizo presente en la liga y en sus cinco primeros años, ya saborea el éxito de ser un equipo, que juega bonito, que pone huevos en la cancha y que su camiseta blanca y negra es más que un color, es un emblema, un orgullo para sus jugadores, que pese a que no tienen ni cuentan con propinas, lo dan todo y ponen de todo.

Ayer estuve en la tribuna, vi a la gente de mi barrio llegar al estadio, trajeron su banda, su banderola, sus voces y sus emociones. Vi a mi vieja incómoda porque tenía sentimientos encontrados. Ví a niñas y adultos gritar a todo pulmón los goles de su club y callarse ante los errados, pero siempre con la algarabía de saber que su equipo saldrá a derrochar su fútbol en otras zonas de la región y con ello vender el producto TUSHPUNA, que hoy deja de ser un barrio para convertirse en una esperanza del fútbol local.
Permítanme expresar mi profundo reconocimiento a sus jóvenes dirigentes que a punta de polladas, parrilladas o rifas y de su poco dinero lo mantienen al club. Felicitar a los hinchas que vienen del mismo barrio, de Zeta, Higos Urco y Taquia para verlos jugar. Poner nombres sería una mezquindad, pero gracias también a sus jugadores, a su cuerpo técnico que han permitido que este club, el club de mi infancia, haya pasado a la historia del fútbol local. Podremos ser sub campeones, pero para los que amamos el fútbol y al barrio, seremos los mejores siempre. ¡GRACIAS TUSHPUNA!

NOTA: Es hora que todas las personas de buena voluntad, apoyemos al club para que se costee sus alimentos cuando viajen a representarnos fuera del distrito
Publicar un comentario