sábado, 7 de mayo de 2011

MAMA ROSITA

Los pasos, la voz y las palabras de la mamá Rosita dejaremos de escuchar tal vez para siempre, jamás olvidaremos el inmenso cariño en cada una de sus expresiones; como explicarles el dolor que sentimos por su ausencia, esta pena tan honda en nuestros corazones, que deja el ser más amado por nosotros.

Desde que nació trajo alegrías y bondad al mundo, hija noble y  dulce ,hermana muy querida, madre y esposa ejemplar, cuidó mucho cada detalle, dedicó su vida entera al hogar a su esposo, a la familia, a la educación de sus hijos a quienes los amó entrañablemente y les inculcó valores, buenos modales, pulcritud en sus actos, y que en este mundo no hay ni malos ni buenos, sólo es bueno aquel que se distingue de los demás por sus virtudes por ser moderado,honesto, limpio, estudioso, educado; así en compañía del papá Eloy logró muchos objetivos, que sus hijos estudien, que sean buenos profesionales y sobre todo personas  útiles a la sociedad, nos enseñó que la  familia es lo más importante en la vida, que el estar unidos representa una enorme fortaleza ante cualquier momento difícil que se nos presente.

ha quedado grabado en nosotros su gran amor al trabajo, recordábamos el enorme esfuerzo dedicado a los quehaceres de la casa, al cuidado de nosotros, se daba tiempo para ir a Shipamarca nuestra chacra, a Lamud su tierra, para la lectura como su mejor pasatiempo, para coser nuestros uniformes del colegio, tejer las chompas y colchas, escuchar música, cantar, oír las noticias y comentarnos, como olvidar la seguridad que sentíamos al lado de ella, y ya mayores en la universidad sus apreciadas cartas y encomiendas que nunca nos falto, su devoción y  oraciones al cristito de Ascensión para que nos cuide y proteja.

Mamá Rosita dejas un inmenso dolor, un profundo pesar en nuestra alma, un  vacío que jamás se podrá llenar con nada, doy gracias a Dios por  ser tu hijo, por todo lo que me enseñaste , por tus cuidados, gracias por darme fuerza y valor en el momento que mas lo necesite,  soy quien soy por ti y estoy seguro  que de donde estés seguirás pendiente de nosotros, guiándonos, llamándonos con mucho cariño, como lo hacías; mi Pepito, mi Silvita, mi Jorgecito, mi Aurorita, mi Gilbercito, mi Jesucita, mi Marinita, mi Abnercito, mi Marinita, mi Nelita, mi Silvita Avisac.

La otra tarde del domingo  en Chacha me sentí muy solo, te llame insistentemente en vano, nadie respondió, te busque en tu cuarto y hasta en el último rincón para verte, la casa esta totalmente vacía. Mama Rosita se que me escuchas, pídele a Dios que me permita volver a verte aunque  sea en mis sueños por un momento.

Ahora estas con las estrellas cerca de Dios, nosotros nos quedamos llorando para siempre, te tendremos presente en cada instante de nuestras vidas, el único consuelo que nos queda es que volveremos a unirnos a ti en un tiempo no muy prolongado, así como tu estas  junto al papá Eloy por sobre todo, el cielo, la tierra, el tiempo, el espacio, el infinito, por una eternidad.

Tu hijo querido

Gilbert.
Publicar un comentario