viernes, 5 de noviembre de 2010

PARA AMAZONAS, LA UNIVERSIDAD YA NO ES COSA DE LOCOS



Ahora mismo, leyendo los periódicos nacionales me encuentro con la feliz noticia de que Amazonas tiene otra universidad nacional. Esta vez, tiene como sede la ciudad de Bagua y tendrá carácter intercultural y lleva como nombre “Fabiola Salazar Leguía!. Sin lugar a dudas para Amazonas, la que hasta diez años no tenía centros superiores de estudios, es una gran noticia y al mismo tiempo una seria preocupación para gobernantes y gobernados de nuestra región.

La ubicación de la sede universitaria de esta casa superior de estudios que contará con carreras profesionales como: Ingeniería Agrícola, Ingeniería Civil, Zootecnia, Biotecnología y Negocios Globales, es clave para su desarrollo institucional y fortalecimiento académico, el cual conduce a que tanto la Universidad Nacional de Jaén en Cajamarca como de la UNAT AMAZONAS, tienen que impulsar estrategias de inserción social a la población, puedan reorientar su labor social para lograr seguir contando con la expectativa de la población.

Anualmente, de Amazonas egresan un promedio de dos mil estudiantes, de los cuales un 80% salen a otras partes del país para su formación profesional por no encontrar en nuestra tierra, las opciones y el abanico de oportunidades para su crecimiento y formación universitaria. Con esta casa superior de estudios, ya contamos con diecisiete carreras profesionales, suficientes para cautivar a nuestros jóvenes y puedan arraigarse más con su región y hacer vida funcional dentro de ella.

Para Amazonas, la universidad ya no es cosa de locos, es cosa seria, es un hecho evidente que todos los amazonenses tenemos que fortalecer y eso pasa por lo siguiente:

• Fortalecer el sentimiento de pertenencia entre los amazonenses.- Si apostamos por ello estamos seguros que decenas de estudiantes del departamento ocuparán sus aulas, de lo contrario siempre tendremos el prurito que en otros lados se aprende y se forma mejor.

• Paciencia con el proceso.- Nada se logra con emociones. Todo se construye planificando con la prudencia y la certeza que nuestros actos de hoy conducirán a los frutos del mañana y, no pase como en la UNAT donde el pueblo tubo que reaccionar para que las comisiones sean decentes y dignas de una universidad amazonense

• Exigentes.- Con la experiencia del pasado, las autoridades tienen que ser exigentes con la CONAFU para que designen a personas calificadas y honestas y hagan de esta nueva universidad una verdadera fuente del conocimiento y no se permita la “extranjerización” de sus docentes, que lo hacen mucho daño a la identidad de Amazonas.

• Dejar el egoísmo.- Hay que apostar por le integración, por el desarrollo sostenido de Amazonas. Esta universidad debe fortalecer nuestro presente para que mañana tengamos una generación de cambio verdadero y que construya una región unida y solidaria.

Todo acto sublime y extraordinario como la creación de una universidad, causa emociones encontradas. Bagua debe estar de fiesta, Amazonas debería estar también. Y esa fiesta esperamos que se prolongue siempre, ya que las universidades serán el medio y la forma para sentirnos libres, mejores y diferentes y hará que en el futuro Amazonas cambie de piel, de imagen, de rostro y muestre su grandeza al Perú y al mundo. ¡Salud, amigos de Bagua! ¡Salud, Don Antonio Salazar!, ¡Salud, Fabiola!
Publicar un comentario