martes, 5 de octubre de 2010

UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE


Con un grupo de amigos del colegio, iniciamos el 21 de noviembre a viajar por la provincia en búsqueda de candidatos y llenado de padrones para inscribir a UNION VECINAL ante el Jurado Nacional de Elecciones y participar en el proceso electoral de octubre de este año. Muchas personas se sumaron a nuestra propuesta, pero teníamos una seria debilidad: DINERO. Con el paso de los días amigos de la promoción “Javier Heraud”, remiten ollas arroceras, planchas eléctricas para sorteos mediante el cual conseguimos algo de recursos para financiar nuestros viajes. Un querido y mejor amigo Fredy Saavedra, trae una camioneta de su hermano para nuestros viajes. En Lima, Hugo, Lino, Aron, Alfonso, Zenón y Raúl, en Chachapoyas, Víctor Mario, Javier, Wilmer, Oscar y Pedro se suman al proyecto. Ese proyecto político prosperó, pero con la invitación que tuvimos para participar en las elecciones por medio de SURGE AMAZONAS.
Desde aquella vez que salimos de casa con un termo de café y una docena de cemitas, habremos recorrido miles de kilómetros dando la vuelta a la provincia. Hemos subido montañas para llegar a Sengache, bajar despacio para llegar a Balsas y dormir sobre un colchón y en la vereda por el calor, subir a Chuquibamba, un distrito además de lejano muy pobre. Conocer la otra cara de la Jalca como es Nueva Esperanza, Triunfo, soportar los dos grados bajo cero en Cashac allá en el Alto Imaza o simplemente caminar por la ciudad o los asentamientos humanos y poco a poco fortalecer nuestras propuestas políticas.
Hemos sido testigos también de hechos sorprendentes, como socorrer a un niño y su madre que en un choque frontal con un automóvil sufrieron un accidente allá en La Colpa, ver a un caballo roto con la panza a causa de una corte hecho por un toro, contemplar el sol desde el Calla Calla y al fondo el Marañón, comer oca sancochada, maushan como postre, bastante papa, mote, arroz, huevos, frejol, tomar una aloja, guarapo, maseraos, aguardiente puro, cerveza o cualquier licor, meterse debajo del carro para arreglar una llanta, chocarse contra el cerro por el cansancio, llegar a casa muy de madrugada y trayendo algo para la casa, fue para mí y mis amigos, una experiencia vital que nunca por nunca se puede olvidar.



Una experiencia que me permite con justificada razón seguir insistiendo que la política tiene que convertirse en un instrumento social de servicio colectivo antes que de grupo y de la toma de decisiones por el bien común. Urge en Chachapoyas desarrollar e implementar políticas públicas que permitan mejorar las condiciones de vida de la población, que permita disminuir las brechas como el analfabetismo, la desnutrición crónica infantil, servicios básicos de calidad, agua segura, contaminación ambiental.

Una característica relevante de este proceso electoral, en el caso mío, fue la limitación económica. No comprenderé, como es que se pueda “utilizar” al elector rural como una mercancía electoral, donde se pone precio a su voto, ya sea en dinero, en víveres, calaminas y tubos, sin dejar de lado los gorros, llaveros, ambientadores, calendarios afiches y gigantografías. De hecho que mi inversión personal y de los amigos es ridícula ante lo efectuado por los demás. Ojalá, con la continuidad democrática y los proyectos de inversión que se plantearán, reorienten el sentido de la responsabilidad colectiva hacia el uso de la razón y no del corazón. Y con ello no retrocedamos. Más bien avancemos hacia el desarrollo que todos anhelamos.

En mi lógica política enmarcada en cada una de las propuestas que hemos esbozado, sigo convencido que tenemos que implementar lo siguiente:

• Conservar las diecisiete mil hectáreas de Árbol de la Quina en el Alto Imaza

• Recuperar nuestro patrimonio cultural y fortalecer nuestra identidad local

• Reorientar la inversión física a la humana para que tengamos mejores ciudadanos en el futuro.

• Diseñar un plan integral con miras al 2038 donde Chachapoyas cumplirá sus quinientos años de fundación.

• Un censo provincial para saber en qué condiciones estamos, que tenemos y cómo tenemos que planificar el desarrollo local, humano, económico y social de nuestra provincia.

• Invertir en la conectividad vial en toda la provincia para que con ello aumente nuestras tierras productivas, la diversificación de los productos y la apertura de nuevos mercados.

• Hacer de Chachapoyas un producto turístico y un mejoramiento acelerado de los servicios colaterales del turismo para que nos preparemos a lo que vendrá en los próximos diez años.

• Ejecutar todo lo estructurado en el Proyecto Educativo Local

• Rediseñar la gestión municipal, mediante una reestructuración orgánica y funcional del municipio y que este acorde con la modernidad en la gestión pública y

• Generar empleo mediante el impulso a las pequeñas y micro empresas, crear Iniciativas Empresariales a mujeres de escasos recursos económicos, finalmente sigo convencido que tenemos que

• Crear el Parque Zonal de Chachapoyas.


Hay mucho que hacer en nuestra provincia, dependerá mucho como nos veamos de aquí en adelante, dependerá de la capacidad de sinergia del nuevo alcalde de Chachapoyas para unificar criterios, propuestas y planes y hacer todo lo que hemos prometido en la campaña electoral.

Particularmente, además de expresar mi reconocimiento a Diógenes Zavaleta Tenorio como el Alcalde de Chachapoyas y que tuvimos la oportunidad de compartir carpeta en el Colegio San Juan, me pongo al servicio de la nueva autoridad como muestra de mi cooperación profesional y humana al servicio de nuestra sociedad.

Tengo mucho para contar; pero lo más importante, quiero compartir con ustedes lo que siempre he dicho a mis hijos. “Hay momentos en que los hombres tienen que asumir retos. Hoy tengo ese reto y la oportunidad para hacerlo. Pase lo que pase, el hecho mismo de asumir este reto, estoy demostrando que he dado un paso adelante frente al resto. Como hijos, asuman desde hoy su responsabilidad y siempre levanten la cabeza, porque de aquí en adelante, no tendremos vergüenza de nada, ya que en su momento su padre, tuvo las agallas de afrontar una responsabilidad grande de querer gobernar la ciudad y la provincia”.

Termino, expresando mi PROFUNDA GRATITUD por haberme acompañado en este ideal a mis compañeros de colegio, a SURGE AMAZONAS representado en Carlos Ruíz y Denis López, a mis candidatos distritales, a mis candidatos a regidores, a Nanie y Miryam por su invalorable apoyo, a mi esposa e hijos y familia en general; pero sobre todo a las más de DOS MIL PERSONAS que me fortalecieron con su voto en este proceso electoral. ¡ MUCHAS GRACIAS A TODOS!
Publicar un comentario