viernes, 9 de abril de 2010

¿NOS ESTAMOS QUEDANDO VIEJOS?

Si hacemos referencia histórica a los censos, nos encontramos con un dato interesante que poco o muy poco lo tomamos en cuenta: Disminución de la natalidad y mortalidad en el Perú, lo que indica que de acuerdo a las proyecciones futuras, la población peruana será más vieja y sus oportunidades de riqueza estará enmarcada en un ciclo vegetativo de tal solo quince años.

De acuerdo los datos estadísticos el 2021 en el Perú habrían 33 millones de peruanos, de los cuales habrá una disminución de 0,1 % en la población escolar en el Perú. Y si hacemos una proyección al 2050, veremos que la población a ese año entre 0 a 14 años será de 18%, de 15 a 59 años, 59,7% y 6º años a más, 21.8%. Esto implica que la pirámide poblacional que hoy en su base es ancha por la gran cantidad de población joven, se reducirá grandemente en el futuro, el cual conllevaría a tener menos manos de obra, mayor población adulta al cual se tiene que atender y por ende otras proyecciones del Estado para garantizar la calidad de vida de la población.


Toda sociedad sujeta a cambios causados por la modernidad y la globalización conlleva a desarrollar habilidades, destrezas y ganancias, para lo cual las familias numerosas del pasado pasan a ser reemplazadas por un hogar con uno o dos hijos. Si antes en casa era quince personas, estas se disminuyen con el paso del tiempo, buscando que los hijos de hoy tengan mejores oportunidades y calidad de vida.

En el caso de Amazonas, un departamento que se encuentra en una etapa de avance en la transición demográfica, refleja los mismos cambios poblacionales a futuro, donde se espera que el 29.5% forme parte de la Población Económicamente Activa y un 65% de nuestra población se encuentre entre los 55 y 80 años de edad.


Este fenómeno social es irreversible para todos, más aún cuando la tendencia a fortalecer los programas de planificación familiar se agudizara en los años que vienen a fin de controlar el crecimiento poblacional mundial so pretexto de controlar el hambre, la pobreza y minimizar las brechas sociales existentes a la fecha

De allí, que es de vital importancia promover en Amazonas un Plan Regional de Población en el marco de las políticas nacionales existentes. Con un plan de este tipo, se podrá identificar los tipos y por niveles la clasificación de nuestra población regional. En ella se podrá identificar cuanto del total de la población son migrantes y cuántos son nacidos en Amazonas, qué tipo y calidad de migrantes y que tendencias optan para convivir en nuestra región, sus carencias, necesidades y fortalezas para construir una región competente y competitiva a mediano y largo plazo.


En la nueva tendencia sobre gobernabilidad, es fundamental contar con políticas públicas regionales, en las cuales estén enmarcados los propósitos institucionales y políticas más allá de la coyuntura electoral, más allá de las personas y de los nombres. Una política pública, es clave para orientar nuestro futuro. De todos depende para que así, en algún momento sea.
Publicar un comentario