sábado, 27 de marzo de 2010

LA ESCUELA MÁS ALLA DE LAS NEGOCIACIONES

La semana que pasó, no fue una más en la historia de la rutina. Esta se desperezó ante la noticia del cierre de la Sede Descentralizada de la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes – Chachapoyas. Por un lado los estudiantes que salieron a las calles a recolectar firmas que fueron enviadas a Lima con más de dos mil de ellas; por otro los medios de comunicación que hicieron una cadena informativa alertando estos hechos. En la sede regional el presidente que manifiesta su incomodidad por la actitud descortés del Presidente de la Comisión de Adecuación Académica de la ENSABAP Víctor Delfín Ramírez y en otra parte un grupo de ciudadanos empeñados para que este cierre no sea inminente convocaron a una reunión donde estuvo el Rector de la UNAT AMAZONAS para evaluar la posibilidad de anexar la Escuela a la Facultad de Educación o crear la Facultad de Arquitectura y Artes. Es decir, una semana donde muchos hemos sacado canas a causa de un capricho administrativo del Dios de la cultura nacional (léase Víctor Delfín)

Al margen de las negociaciones que también se realizaban en Lima, a la cabeza del vicepresidente regional, se tiene que evaluar fría y jurídicamente esta actitud de la sede nacional de la ENSABAP, ya que al desconocer la filial en Chachapoyas, se estaría echando a la borda más de dos millones de soles de inversión del Gobierno Regional Amazonas, llámese infraestructura, expediente, supervisores, pagos administrativos, horas de estudio, horas de producción artística, exposiciones permanentes e itinerantes, etc. Esto entre otras cosas es tipificado como ESTAFA.

Haciendo historia, el gobierno regional solicita la creación de una filial, la ENSABAP acepta y reconoce mediante resolución directoral. Se supone que todo acto administrativo tiene respaldo funcional e institucional y por lo tanto se tiene que asumir las consecuencias de la misma. Si hubo error, rectificarlo, pero no anularlo y dejar de lado las ilusiones de todo un pueblo, que hasta antes de la semana que pasó, vivía orgullosa de su institución.

Si esto fuera así, la comisión que dirige Delfín esta equivocando sus funciones y atribuciones, ya que han sido nombrados para adecuar la escuela en el aspecto académico y administrativo, pero no cerrar las filiales como lo hizo en Jauja y oficialmente el quince de abril la de Chachapoyas. Jauja no reclama porque su voz es limitada por ser administrada por la municipalidad distrital; pero sí tendría que hacerlo en esta parte del país, porque de por medio están los intereses de Amazonas y el prestigio de un gobierno regional. Ese reclamo a la par de ser mediante memoriales o negociaciones, tendría que ser penal por el daño moral, social, económico y cultural que viene haciendo Víctor Delfín con nuestra región.



Muchas personas involucradas en el quehacer de la cultura, reconocen que el mítico escultor nacional, no está preparado para conducir esta escuela, menos para asumir el Ministerio de Cultura, que según se rumorea, tiene el ofrecimiento por parte del gobierno. Sin con una escuela no sabe capear las lluvias, peor será las tempestades culturales que se producen a nivel nacional. En este caso la frase “más sabe el diablo por viejo que por diablo”, no cae en Delfín, ya que en su senectud vive rodeado de sus demonios interiores y no dejar huella de sus antecesores en la ENSABAP y su fama engrandecida mediáticamente por los años que no sabemos si la tiene merecida.

Los sucesos de semana una vez más demostraron que nuestro pueblo está alerta para reclamar cosas justas. Lo que no es justo es no haber escuchado absolutamente nada por parte de nuestros congresistas, de los amazonenses que radican que Lima, de los que aspiran a ser presidentes regionales y que siguen concertando a nada, de los aspirantes a alcaldes que prefieren buscar sus aliados en los distritos, de los defensores de oficio que tenemos y promueven a la sociedad civil, de los que se rasgan las vestiduras por quítame una paja. Es decir, de todos aquellos que tienen poder para las coyunturas y que se esconden ante un reclamo social que nos parece justo y; por justo, tienen que ser denunciados penalmente para mostrar que de hoy en adelante a Amazonas se lo respeta y a sus hijos también.
Publicar un comentario