jueves, 11 de febrero de 2010

A MITAD DE PRECIO: ¿ASI VALEMOS LOS PERUANOS?


Lamento de verdad lo que sucede en Cuzco, nuestra capital mundial referente al turismo. Lamento que millones de soles se pierdan diariamente por las lluvias que han causado daños irreparables a más de 100 mil personas, declarándolos como afectados y en emergencia. Saludo la campaña publicitaria de los funcionarios del Estado que viajaron y siguen viajando a la zona cargando de un shunto de periodistas para que tengan otros cinco minutos de fama y digamos que “se nota que están trabajando por los damnificados”. Lamento todo eso.

Pero lo que causa indignación es que en estos casos, siempre se tiene que maltratar al ciudadano peruano y valorándoles como ciudadanos de segunda. Digo esto por la campaña “Cusco a mitad de precio”. Una campaña que entre otras cosas nos dice: “Como los peruanos son misios, los cobramos la mitad de todo lo que vale para que vean casas destruidas, hoteles inundados y cusqueños que lloran su dolor. Cobramos la mitad ahora, para que después cuando se recupere la inversión, elevemos los precios y no regresan más.

Utilizar las emergencias con fines promocionales a precios de oferta, es como convocar mediante la mercadotecnia para que compren en subasta, en realización o en cambio de temporada o porque las cosas están con yaya; tal como lo usan los mercados plaza de nuestro país. Esto quiere decir que de 100 soles, hoy la capital arqueológica de América vale 50 y siguen ganando porque el turismo es una mina de todos los metales.

Los medios limeños, dicen textualmente “Siempre se ha dicho que es caro ir a Cusco pero ahora divirtiéndonos podemos ayudar a los hermanos cusqueños", mencionó Pérez, quien recalcó que la primera etapa de esta campaña será exclusivamente para turistas peruanos. ¿Se puede divertir uno en plena lluvia, en tremendo frio y caminar con el temor de otro aluvión, de otro deslizamiento, de pasar hambre donde no hay alimentos?

Lamentablemente, Cusco, cuenta con inversiones millonarias por parte de grandes consorcios internacionales, los cuales son protegidos por el Estado. Ese Estado, que más diligentemente puede promocionar otros destinos como Amazonas, donde pese a todo, es bella, monumental y la llamada a reemplazar en el futuro a Cusco y a otras “vedetes turísticas” del país.

Es una pena que entre peruanos, nos tengamos que seguir maltratando, peor con campañas con 50% de rebaja y en una temporada donde ni siquiera da ganas de salir de la cama.
Publicar un comentario