miércoles, 1 de julio de 2009

TENEMOS QUE GOBERNAR SI QUEREMOS CAMBIAR EL ROSTRO DE AMAZONAS



No se trata de decir, al que le caiga el guante que lo chante. Tampoco levantar el dedo acusando a alguien o a algunos. Menos, tirar la piedra y esconder la mano. Está comprobado que en Amazonas se tiene que comenzar a gobernar de verdad.

El programa SEMBRANDO que lidera la Dra. Pilar Nores de García, con mucho acierto creo este programa para atender las demandas insatisfechas de la población sin voz, de los marginados, de los excluidos, ya sea con el mejoramiento de sus cocinas o suplementos alimenticios para superar el alto índice de desnutrición crónica en el país.

En los últimos cinco días acompañando a un equipo multidisciplinario integrado por Sembrando, DIRESA y UNICEF hemos distribuido más de 120 mil bolsitas de suplementos alimentarios, denominados “Estrellitas” o “Chispitas”. Previa a la distribución de este material se tuvo que extraer un poco de sangre de un poco más de 140 niños en las zonas de Chaquil, Cruzpata y Velapata en la Provincia de Luya. Hoy al tener los resultados en la mano, no que queda duda que en Amazonas tenemos que comenzar a gobernar.

La totalidad de niños tienen Hemoglobina entre 9,5 y 12, que en buen cristiano significa que la totalidad de niños entre 6 meses y cinco años de edad padecen de ANEMIA. ¿La causa? Deficiencia alimentaria. En estos tres viajes a zonas distintas, es inconcebible aceptar que los niños tengan desnutrición crónica cuando están rodeados de una vasta producción local, lleno de calorías, carbohidratos, proteínas y hierro. Lo que pasa es que la población en su totalidad desconoce la calidad nutritiva de los alimentos que producen en su misma zona. Una comida normal en la zona, es papa sancochada o frita y abundante arroz, una sopa muy rala con verduras y su tasa de ampe, café o té. Sin embargo por sus extensas huertas se pasean orondos los patos, las gallinas, los pavos, crece el maíz, la papa, el trigo, los frijoles, el chocho y otros alimentos más.



Con este cuadro desolador de anemia generalizada, estimo que es el mismo resultado en todas las zonas declaradas de pobreza y pobreza extrema nacional y gobernar con responsabilidad implica atacar estas enfermedades desde la raíz, y no solo con proyectos sociales que fomenten huertos comunales, orientaciones alimenticias. Es gestionar la implementación con profesionales especializados en nutrición para que se dispersen por toda la región y mediante un trabajo sostenido de dos años continuados desarrollen trabajos de seguimiento, monitoreo y evaluación periódica en la alimentación colectiva de la población. Si la desnutrición es el peor de los males para el desarrollo de un territorio o nación, tenemos que hacer el esfuerzo político y de gobernabilidad para atender la carencia alimentaria de miles de amazonenses que todavía tienen futuro. Es decir, tenemos que gobernar en base al fortalecimiento de las capacidades individuales de la persona, antes que seguir sembrando de fierro y cemento los más de 39 mil kilómetros de extensión que tiene Amazonas como departamento.

La mejor de las inversiones es la salud preventiva. Y prevención es sinónimo de capacitación, orientación, brindar conocimiento e información a nuestras familias para que entiendan el valor nutricional de nuestros alimentos que a causa de la publicidad y la mercadotecnia han pasado a un segundo plano, como el chocho, el olluco, la oca, la arracacha, el camote, la soya, el pepino de árbol, el trigo, la chica de arroz, etc. que son cien por ciento más efectivos que papitas embolsadas, el frugos, los chupetines y otras mentirillas adicionales para el estomago de nuestros hijos.

Gobernar con responsabilidad social, es darle la oportunidad a los demás para que sean igual o mejor que yo. Los niños ya no representan el futuro, son el presente. Pero así como estamos, es un presente opaco, triste, oscuro. Ojalá el criterio conceptual del desarrollo no quede plasmado solo en papeles, sino; en hechos concretos que evidencien nuestro compromiso social con los que menos tienen, pero que tienen el derecho de vivir como nosotros.

Una forma de inciar este proceso, se me ocurre, es realizar una FERIA GASTRONOMICA DE DEGUSTACION CON PRODUCTOS NATIVOS; es decir, para vender eso que tanto pregonamos: CONSUMAMOS LOS QUE VERDADERAMENTE AMAZONAS PRODUCE
Publicar un comentario