miércoles, 25 de marzo de 2009

LA HORA DEL PLANETA


Con bombos y platillos el Perú y el mundo se preparan para desarrollar la campaña denominada “LA HORA DEL PLANETA”, que busca tomar conciencia en los hombres sobre los daños que venimos causando día a día al medio ambiente. Esta campaña busca que el sábado 28 de marzo, apaguemos por una hora todas las luces de nuestro domicilio y todo artefacto eléctrico, llámese radio, televisor, refrigeradora, celulares, lámparas, planchas, etc. Se iniciará a las 8.30 de la noche y deberá terminar una hora después.
Después de 2000 años de destrucción de nuestra casa natural la tierra, cientos de iluminados realizan una serie de campañas para evitar el colapso de la tierra. Se piensa que con este tipo de campañas, se puede limpiar nuestra sucia conciencia terrenal, que con la revolución industrial se apresuró poco a poco el cambio climático y también al hombre, que se convirtió en esclavo de normas, leyes y enseñanzas que minimizan su inteligencia.
Es curioso ver como se promociona la campaña. Un polo de 10 dólares bien acabado y serigrafiado que también contamina el medio ambiente. Yo quisiera que esa hora se convierta en un día. Un día para no ver tanta sangre y violencia en la televisión o escuchar denuncias y denuncias por la radio o escuchar amenazas por el otro lado del teléfono. Un día y más para que electronorte se vaya a la quiebra y cobre menos el otro mes y se olvide del IGV. Un día y más para estar chunlla y escuchar alguna vez en la penumbra las gotas de las lluvias o el canto de los pájaros en la madrugada o tal vez la voz de nuestras conciencias.
Un día y más para no mirar en la oscuridad, olvidarme de las linternas y caminar a tientas para sentir lo que siente un ciego cuando camina con la orientación de un bastón o un lazarillo y, entender lo que significa la carencia de un sentido. Un día y más para percibir el aroma de las plantas, esas plantas que no tienen quien lo defienda de la mano asesina del hombre, que la pisotea, que la rompe de las entrañas de la tierra.
Un día y más para que la oscuridad, ilumine nuestras almas y entendamos que somos un paso en el largo camino de la vida y que no somos eternos. Un día y más para comprender que por más campañas que hagamos, los ricos inventan cualquier cosa para mantenernos ocupados y sigan haciendo de las suyas con nuestra casa, llamada tierra.
Un día y más?. Ja. Debe ser siempre, para que sin luz, entendamos que todos somos iguales, somos humanos, somos hijos, somos al mismo tiempo nada, dentro de la nada.
Publicar un comentario