martes, 9 de septiembre de 2008

QUE MUERA LA INFLACION


Parece una frase muy cursi. Si, creo que sí. Pero no puedo desear más que eso, que la inflación se muera antes que mate a mucha gente.

Les cuento que todos los sábados entre las nueve y once de la mañana hacemos el mercado con mi esposa y a veces los hijos, cuando están de buena gana. Cada vez que vamos con le mismo presupuesto planificado, venimos con menos cosas cada semana: Menos azúcar, arroz, carne, pollo, huevos, leche y tantas cosas más que nos sirven para alimentarnos. Si antes con doscientos soles compraba dos kilos de carne, igualmente el pollo, ahora con la maldita inflación (enfermedad creada por los economistas) mi canasta pesa menos y las dos horas se hacen largo en el mercado y me mareo de tanto dar vueltas para encontrar el más barato, pero que sea bueno. Y no que lo barato me salga tremendamente caro.

Es todo un caso, escuchar las quejas de las amas de casa, que hasta asombrado veo que comprar las cosas por octavos. "La culpa lo tienes los apristas" me dicen. Y Alan sigue con su refrito que la inflación es importada por los cambios climáticos, porque los paises ricos ya no siembran las tierras y tanta nota más. Y uno se pregunta, donde queda los ofrecimientos políticos, donde queda el plan alimentario nacional y generar las tierras para cultivo y crear un granero nacional para reserva alimentaria.

He llegado a pensar, que los gobernantes pobres planifican el desarrollo por coyunturas y no tienen o cuentan con planes de contingecias ante sucesos externos que afectan nuestras poblaciones. Creo, que saben lo que pasará mañana, se hacen los locos y fabrican fantasmas para contentar a la gente.

Mientras tanto, no se contenta a la ama de casa, a los hijos, a los nietos, que no saben de inflación. Solo quieren su ración acostumbrada aun que para ello, los papás tenemos que hacer de tripas corazón y comer menos para alimentar a los polluelos, como aves en su nido. Por eso quisiera, si es posible motivar una protesta nacional para matar la maldita inflación


Publicar un comentario