martes, 9 de septiembre de 2008

Pucha las enfermedades



Cuando era chiquito, mi mamá me contó que por consentido comí veinte huevos fritos y me dice que me empache hasta parar en la posta de Limabamba. Ese empacho infantil presumo que hoy pago los platos rotos. Me duele la cabeza, los dientes, la garganta, el pelo, todo me duele inclusive cuando camino. Y cada vez que salgo del consultorio de EsSalud, maldigo al químico farmacéutico que inventó la maravilla de medicina, llamado PARASETAMOL, IBUPROFENO y DIAZEPAN.

Maldigo a ese genio de la química porque los médicos están entusiasmados, que para cualquiera de las enfermedades son la única solución y no se si éstas medicinas son las causantes de mi dolor de estómago , dolor que pasa, sí solo tengo la barriga llena.

Y me pregunto también, quien habrá inventado las enfermedades: Diocito o nosotros mismos. No creo que Papá Dios, por que todos lo pintamos como bueno. Seguro que debe ser el Club de Bilderberg. Ese club que todos clandestinamente dicen que son los amos del mundo y que crean tanta cojudez que llega a matar a la gente. O quizá los americanos que a costa de dominar la humanidad siembran plagas en todo el orbe y surge de pronto el SIDA, el ANDRAX, la PESTE y otras cosas más.

Se han dado cuenta que en las últimas décadas la calidad de vida bajó una barbaridad y que ya la gente no vive más allá de los 70 años. Mi viejo tiene 84, mi vieja cerca de los 70 y siguen recios, mientras que sus hijos padecen de todos los dolores. Me dicen que es por la mala vida que llevamos, por los sueños recortados, por las ilusiones perdidas. Chucha, no lo sé. Sólo sé que algo anda mal en el mundo que hasta por el aire que respiramos pienso que los "gringos" y los del Bilderberg nos meten veneno y lo echamos a Taita Dios como el malo de la película.
Publicar un comentario