miércoles, 31 de mayo de 2017

El Perú, nació Jodido


Escuchamos siempre y casi siempre esta frase “En que momento se jodió el Perú”, y vaya que hacer la lista es interminable y tedioso para un pequeño artículo de opinión personal.


Y ese joder, hoy se hace más evidente en todos los niveles. Unos más, otros menos pero joden permanentemente. Algunos lo hacer por placer, otros planificado, unos tantos premeditado, el resto a propósito. Joder ya es un deporte nacional. Si no jodes no eres ser humano, eres un robot. Joder es el arma letal de todo aquel que lleva en su DNI, la partida de PERUANO. Ser peruano es ser: pendejo y jodido.

Creo que el Perú nació jodido desde el día en que fue liberado. Liberado por un grupo de personas de los cuales estamos agradecidos, pero hoy arrepentidos, ya que antes que el interés mayor de una patria nueva o moderna, se impuso en Quito, el orgullo de Bolívar sobre el sueño de San Martín. Nació con la nueva república la nueva clase social lleno de propiedades, de fortuna y de ideas bizantinas para fortalecer su prosapia y abolengo. La chusma, el cholo e indios, siempre estaban y lo están por debajo de los zapatos o de las hojotas. Romper ese hilo de peruanidad, de originalidad y de pertenencia territorial entre nativos y criollos, fue la primera gran piedra de tope que hasta hoy jode al país.

Se eligieron presidentes con carisma, verbo y dinero. Algunos se fugaron y vendieron nuestra soberanía y riqueza, otros cual "Caja de Pandora", evocaron a sus demonios interiores y descontextualizaron la peruanidad, que era más para unos, menos para otros e indiferente para muchos. Casi nunca se pensó en grande, se hizo lo que se quiso, menos lo que se debía hacer.

Arrastramos lastres muy pesados dejados por una clase dominante que ve a los 30 millones de peruanos como clientes antes que compatriotas o hermanos de sangre. Arrastramos el paradigma de héroes fracasados. Héroes que no tienen nada de bueno que contar, ni mucho menos de algo con que hinchar nuestro pecho de orgullo. Héroes derrotados, país sin ideales, ni ejemplos. Eso es lo que somos, un PAÍS con poco de orgullo por el pasado y total indiferencia por el futuro. Somos un país fracturado con comba, machete, bombas, lampas, piedras y rocas. Somos un país, que nada en la nada.

Somos un país de mas de un millón de kilómetros de extensión, comparado a Corea del Sur, somos diez veces más grande que ellos. Discúlpenme esta comparación, pero es la única experiencia que conozco. Ellos - coreanos - salieron de una terrible guerra y asumió a la presencia de un país destrozado, un verdadero estadista con el siguiente lema “ Si viste llorar a tus padres, no lo veas llorar a tus hijos”. En treinta años, de ser pobres extremos pasaron y son actualmente la décima tercera economía más poderosa del mundo. ¿Cuál es la diferencia con nosotros?. IDEALES, DOCTRINA, AMOR AL PAÍS, SERVICIO, HONESTIDAD Y RESPETO.

Si queremos ser de primera, deberíamos tomar ejemplos exitosos de otras partes del mundo, de lo contrario siempre estaremos jodiéndonos mutuamente entre peruanos. ¿Cuándo se jodió el Perú?. Categóricamente lo digo: CUANDO NACIÓ.

Publicar un comentario