viernes, 24 de abril de 2015

Como un granito de mostaza




Qué duda cabe, en el mundo cristiano y católico existen diferentes cantos o cánticos religiosos que parten el alma a cada creyente, particularmente me acaramela escuchar la canción que dice: “Si tuvieras Fe como un grano de mostaza/Eso lo dice el Señor/Tu le dirías a esa montaña/Muévete, muévete, (Bis).”…”Y las montañas se moverán, y las familias se unirán, y los enfermos se sanarán…

Esta canción sale de las propias páginas de La Biblia, escritas por el Apóstol Lucas en relación a la falta de credibilidad en los designios de Dios y su hijo Jesús. Y ese granito de mostaza es lo que mueve al mundo hasta la fecha. Mueve montañas, mueve sociedades, mueve sentimientos y muchas voluntades.
¿La fe es religiosa?
No necesariamente, pero está enraizado en la religión. Aquella que mediante el sermón y la valoración de las creencias, hace que todo hombre base sus creencias y su debilidad humana ante un Ser Divino. Esa fe hace que todo mortal tengo un motivo de vida terrenal. Fe en ese ser inexistente físicamente, pero que motiva reacciones y sentimientos encontrados.
Si no fuera por las religiones, quizá todos no tendríamos forma de encomendar nuestras voluntades adquiridas o insertadas en nuestro alter ego y yo interior. Cada uno en base a nuestra fe, amparamos la protección y compañía en nuestros propósitos personales y familiares, aunque muchas veces exagerada por solicitudes fuera de contexto, como “querer ser millonario”.

Regresando a la canción. Esta es sin duda alguna unas de las creaciones poéticas más motivadoras para cualquier ser humano. El hecho que gracias a nuestra fe, todo puede cambiar, todo se pueda sanar, curar y mejorar, es la mejor gracia creada en base a nuestra deidad.
Particularmente, tengo experiencias religiosas únicas a lo largo de mis cincuenta años. Quizá se deba a la fe que profeso, a mi empeño por tratar de hacer las cosas pensando en el bien común o quizá siendo mensajero de alguien superior a nosotros.
Esa fe me hace creer que llegado su momento, todo tiene que cambiar y para bien. Esa fe me dice que las muertes de tanto inocente tiene que acabar cuando nuestro líderes actúen para menguar la violencia y el daño físico – emocional a las familias. Esa fe me dice que más temprano que tarde los ciudadanos gozaremos de la gracia divina para mitigar nuestras penurias. Penurias provocadas e inducidas por el hombre que en base a la codicia, prostituye todo lo que se llama decencia.
Quizá el granito es pequeño, pero poco a poco podríamos hacer una montaña, que por medio de nuestra fe, podremos moverla para felicidad de todos los hijos que seguimos creyendo en algo superior que guía nuestros pasos.
Publicar un comentario