domingo, 26 de enero de 2014

Amazonas, más que una Caja de Pandora.



Alguna vez afirmé que la historia tiene que reconocer el valor cultural que tiene Amazonas para el Perú y el mundo. Dije también, que hay sobradas razones para sentir orgullo por cada una de las provincias nuestras. Y esto lo corroboro permanentemente en el trabajo diario, en las visitas, en nuestros descubrimientos y logros sectoriales.



Mucho se discute y en algún momento podrán aclararnos los expertos de donde son los Chachapoya o Sachapuyos o los Luya Chillaos, pero lo que no se discute es que fueron una raza distinta a todas las que se han descubierto o hallado en el Perú. El hecho mismo que tengamos legados testimoniales tan extraordinarios como: Kuélap, Carajía, Revash, pinturas rupestres, jeroglíficos, son evidencias de la evolución de nuestros antepasados que quizá hayan tenido mejores avances de sus pares en otras partes del país.
No soy un experto para proponer conclusiones, pero lo sí lo suficientemente racional para manifestar mi orgullo por lo que tenemos como recuerdo y reto para preservarlo al tiempo y me refiero a dos cosas concretas: Los Sarcófagos y los Paños de Bien de corte religioso que son UNICOS en Amazonas.
Lo dice Kauffman, Ruíz Estrada y otros expertos que los fardos funerarios que se ubican en la provincia de Luya son EXTRAORDINARIOS y cada uno de ellos tienen una historia que contar, un sentimiento que expresar y que será posible siempre que se haga un trabajo de investigación científica a cabalidad, que conlleve a darle el valor que le corresponde en su estadio y sitio temporal de la historia. Cuando propusimos que se conviertan en Patrimonio Cultural de Amazonas, lo hicimos con el trasfondo de que el estado asuma su responsabilidad en su conservación y preservación. Es tanto el impacto mediático de Carajía, El Tigre, Ciudad de los Muertos, que estamos seguros y extremadamente convencidos que de todas partes del orbe arribarán para estudiarlo y al hacerlo, encontrarán las huellas de una cultura excelsa, única, diversa y admirable.

 Otro caso es de los mantos religiosos, que los estudiosos lo llaman los Paños de Bien y que son utilizados en Semana Santa. Por el hecho mismo de que Chachapoyas fuera la puerta de ingreso a la amazonía peruana para la conquista de los gentiles, los trabajos de evangelización fueron mayores a fin de contar con aliados a miles de indígenas nuestros, quienes llamados por la curiosidad asumieron a la Cruz como su protección terrenal y su medio de comunicación con el mundo espiritual.
Estos mantos, como los que hemos encontrado desde la DIRCETUR AMAZONAS en Olleros y San Jerónimo, son testimonios vivos de un pueblo de una destreza para el arte y la textilería religiosa y que también son UNICOS y solo se puede ver en nuestro territorio. Cada centímetro del diseño son unas piezas bellísimas y que hoy tienen un valor incalculable y que tendrían que generar la curiosidad de otros expertos en la materia y desarrollar una serie de estrategias que permitan su puesta en valor y conservación, además de alejar a la carroña humana que emplea la sutileza para engatusar a nuestra inocente gente y se apropia de estos bienes.

Soy un convencido que para AMAZONAS viene mejores amaneceres y que su brazo derecho de sustento del desarrollo es el TURISMO en todos sus procesos o formas. Hoy por hoy somos el primer departamento en el país con contar con más de 664 recursos turísticos, contamos con un paisaje natural envidiable y con una gente de primer nivel a prueba de balas y desazones.
Dependerá de todos por igual asumir nuestro rol en este proceso. El Turismo será nuestra fuente de vida regional y motivo para que el mundo se ponga de rodillas para admirar el trabajo, la inteligencia de una cultura como la nuestra que también es UNICA.


Publicar un comentario