jueves, 16 de mayo de 2013

El otro DIEGO




            El nombre, automáticamente se asocia al genial Maradona, el D10S de la pelota, de la mágica zurda que encandiló a millones de los amantes al fútbol. He tenido el honor de conocer al otro DIEGO. Más terrenal, angelical, genial, líder, emprendedor, de la sonrisa permanente y el de la mirada profunda y lleno de un brillo especial.

            Estábamos de visita al local de la escuela inicial de imacita, previa a una reunión de lanzamiento de un programa de entrega de laptops y de alimentos para los niños de esta localidad, por medio del Gobierno Regional ; en medio de la conversación con madres de familia, Ener, se me acerca por la espalda y me dice, mira los pies de ese chiquito, codeo a Jorge que estaba a mi costado y lo miramos en silencio por largos segundos. Nos miraba avergonzado como todo niño que ve a un desconocido. Estaba sentado como todos sus amiguitos. Con Santiago, Pepe y Tawit, jugaban con latas de leche pintadas de colores. Todos usaban sandalias y zapatillas. Cuando se paraba vimos el serio problema, las plantas de los pies lo tenía dobladas, pese a ese problema, vimos con asombro como se para, corre y sonreía en todo momento. Su mamá, una joven mujer awajum, de lejos miraba nuestros movimientos.

            Lo sacamos fuera de su salón y corría detrás de la pelota, vimos en pocos instantes que pese a sus limitaciones era el líder del grupo y su grupo son 73 niñas y niños entre 3 y 5 años de edad. Vimos anonadados, su ímpetu y fortaleza humana ante la adversidad. No representa un obstáculo en su vida personal, por ahora. Habla, comenta, colorea, es muy inteligente, tiene la talla y el peso promedio para su edad, nos dice, Luis Pérez, el director de la microred de Imaza. Sus profesoras están encantadas con él.
            Con los amigos que viajamos a la zona, planeamos que poder hacer con él a sus cuatro años de edad. Se nos ocurre proponer a nuestros amigos de la MISION MEDICA INTERNACIONAL que vienen en agosto a Chachapoyas o lanzar una campaña por los medios y las redes sociales para que alguien particular, una empresa ú otro organismo nos pueda ayudar.


            El otro Diego, sufre de PIE ZAMBO BILATERAL, que es una malformación genética, muchos lo padecen en un solo pie, pero nuestro amiguito lo tiene en las dos extremidades inferiores, que cuando se lo mira, uno se pone la piel de gallina, ante el dolor que tendrá para caminar, para levantarse. Su mamá, Luz Karina Suikay Tuyachi de 18 años, dice que no tiene dolor, que es cariñoso y que es su hijito mayor y tiene dos hermanitos totalmente normales. Y con los ojos marcados por la impotencia de mamá, nos dice que es madre divorciada y que si tuviera dinero, lo operaría. Soy ama de casa y no tengo plata nos dice. Nosotros callamos y un grueso sorbo de impotencia pasa a nuestras entrañas.

            Diego, tiene la promesa presidencial regional para darle una atención especial en agosto, cuando  arriben los médicos a Chachapoyas y buscar la posibilidad que el Hospital de la Solidaridad tome este caso. Todos esperamos que sea así. Diego, vive sin complejos, se ríe en todo momento y nos mira con ojos de esperanza. Escuchó a su mamá decirnos si se podría operar, según el médico que nos acompañaba, sí y antes de salir, luego de despedirnos de todas las mamás, un tirón en mi pantalón hace que mire abajo, Diego nos dijo a todos con una gran sonrisa que quería caminar. Coco, Ener, Pocho, Hugo y yo, salimos con el compromiso de hacer algo por él. Particularmente estoy cumpliendo mi papel de mensajero, ustedes como lectores, ayúdennos hacer el resto


Publicar un comentario