martes, 16 de agosto de 2011

VIRGEN ASUNTA: UNA TRADICION QUE SE FORTALECE

Se dice que un motivo para reencontrarse con los amigos y los paisanos son las fiestas patronales de los pueblos. Chachapoyas no es ajena a ello y la Virgen Asunta un buen pretexto para que los nacidos en esta parte del país, puedan como peregrinos regresar al terruño natal y disfrutar de una serie de espectáculos que motivan a la alegría, al renacer del espíritu chachapoyano y también a las añoranzas de aquellos tiempos idos.


Y aquellos tiempos idos, son volver a recordar la infancia, la adolescencia con compañeros de colegio que regresan para “intoxicarse”, para recorrer las calles, reencontrarse con ese pasado marcado por las primeras experiencias, las palomilladas, la collera, el romance a escondidas y el figuretismo juvenil por aparentar lo que no somos.
Bailando alrededor de una fogata en EL TAPIAL
O trasladarse de un lugar a otro para disfrutar de los espectáculos. Ir a la feria para ver jugar a nuestros hijos en inmensos “surrucos” de plástico o comer el algodón rosado y que se pega mupa mupa en tus dedos y tu boca, o lanzar las monedas a los juegos y por la codicia perderlo todo, o apuntar con un fusil de aire a una golosina colgada y bien pegada y decir luego que más barato era comprarlo  y no malgastarlo la plata en cojudeces.
El vocalista y líder del GRUPO RIO con dos pequeños admiradores
También lo hechamos el baile con la familia
Por otro lado ir al FERAGRO ir ver nuestra mejorada producción regional como los cuyes de raza, las diferentes empresas regionales que nos muestran la variedad de ofertas como yogures, quesos de diversos tipos, ganado vacuno de razas extrañas, licores de diferente sabor o mermeladas de frutas exóticas como el Maushan, una planta agradable que crece en el Alto Imaza o comer algo de la variada gastronomía local, tomarse unos tragos y cantar como loco las canciones ochenteras del Grupo Río y bailar para no congelarse al costado de una fogata. O comentar nuestras publicaciones realizadas ante un auditorio reducido pero de calidad.
En esta foto estamos unidos los compañeros que egresamos el año 1981 tanto en el San Juan como en la Virgen Asunta. Después de un refrigerio muy frugal, tomamos esta foto para el recuerdo
En estas fiestas de la MAMA ASUNTA son motivos para abrazar y conversar con amigos y amigas de la adolescencia. Este año por una mutua iniciativa de las promos, nos juntamos con amigas de la Virgen Asunta y recordamos las actividades conjuntas que realizamos para nuestra promoción, donde compartíamos parejas de los dos colegios. Ellas bailaban de corrido en el local de la Prefectura lo que sonaba el piso viejo de madera, nosotros como cuyes amañaos en nuestro propio colegio a falta de local. Recordábamos, los primeros romances escolares, lo empeñosos que éramos para lavar las ollas, los platos a fin de impresionar a las chicas en los programas que hacíamos juntos. Recordábamos a los amigos y amigas que se fueron antes de tiempo. Volvimos a vernos  de frente. Ellas con dos y cuatro hijos a cuestas, nosotros también, además de las arrugas de los años, las canas y los tintes, pero la misma sonrisa y el mismo aprecio a los amigos y amigas de siempre.
La fachada de la Catedral reflejada en un Castillo
En este tiempo, pese al frio era necesario salir a la plaza para disfrutar de los castillos, esos que cuestan tanto y su disfrute es de menos de diez minutos; pero tiempo suficiente para ver en nuestros hijos la alegría por el color, el sonido, las alegorías de las construcciones hechas a carrizo y pólvora. Dicho sea de paso, estuvieron a tono de una festividad que cada año se enriquece con el calor de nuestra gente. O pasear nuestra mirada por las coloridas alfombras de aserrín, flores y yeso que cada institución solidaria la construye en todo el perímetro de la Plaza Mayor de Chachapoyas. Alfombras que ponen de manifiesto la creatividad, la devoción a la imagen sagrada de la Virgen Asunta, que orgullosa sobre los hombros de su pueblo recorrerá en olor de multitud hacia su santuario.
Alfombras multicolores en la Plaza Mayor de Chachapoyas
La Virgen Asunta, saliendo de la Catedral

Centilleros diversos se estrenaron en esta oportunidad
Esta vez la procesión principal, tuvo como complemento los coloridos centilleros, los arreglos florales, un cañón que vomita pica pica y la grata presencia de los scouts, joven organización formada en los últimos meses en la ciudad, gracias al empeño de padres entusiastas que quieren ver en sus hijos la formación de un sano ideal.
Los scouts de Chachapoyas se estrenaron en esta oportunidad
 En estas fiestas hubo de todo un poco. Un todo para todos; pero lo más importante el fortalecimiento de nuestra fe al entorno de la VIRGEN ASUNTA, una imagen religiosa que con el trabajo de sus feligreses y devotos en general, puede convertirse en una fiesta de trascendencia nacional


Publicar un comentario