martes, 23 de marzo de 2010

ESCUELA DE BELLAS ARTES DE CHACHAPOYAS: ENTRE LA ESPADA Y LA PARED


Dice un dicho que cholo que tiene plata y poder, patea todo tipo de tableros para aparecer como el sol en medio de la oscuridad. Como la lumbrera del conocimiento y de la verdad. Eso pasa hoy por hoy con Víctor Delfín Ramírez, director de la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú, quien desconoce a la Sede Descentralizada de Chachapoyas, trayendo como consecuencia, el caos, la decepción de más de cuarenta estudiantes que desarrollan sus actividades académicas desde el año 2005, año en que se crea ésta instancia descentralizada en la capital de Amazonas.

Permítanme ser personalista, ya que desde sus inicios forme parte del equipo técnico para crear este organismo en nuestra región. Tal como están estipulados los acuerdos y compromisos en el convenio, el Gobierno Regional de Amazonas cumplió hasta la fecha con creces todo lo acordado: Moderna infraestructura con una inversión superior a los seiscientos mil nuevos soles, pago al personal administrativo y docente, implementación con mobiliario, pago de servicios, etc.


Entre los argumentos esgrimidos en la Carta Nº 021-2010-PCA-ENSABA, observan la creación de la filial, la misma que constituye un acto irregular por no haber sido creado por acuerdo del Consejo Superior. Esta observación es inapropiada, toda vez que quién solicita la creación de una filial es el Gobierno Regional y no la ENSABAP, por lo tanto procedía la autorización mediante la respectiva resolución directoral.



Así mismo se habla de incumplimiento de obligaciones por parte del Gobierno Regional, relacionado a la infraestructura por el solo hecho de no haber comunicado a la sede Lima de que ya contaban con el local construido. Argumento tonto, teniendo en cuenta que el director de la filial periódicamente hacía llegar sus informes de gestión a la sede Lima dando a conocer la marcha administrativa y pedagógica de la institución. En base a estos dos argumentos, Víctor Delfín Ramírez, el emblemático escultor peruano se convierte en el Herodes de la cultura, las artes plásticas por intentar desaparecer las filiales de Chachapoyas y Jauja respectivamente.

La cosa se complica peor aún, con la crisis de gobierno que se vive dentro de las paredes de la ENSABAP, ya que según se afirma, se trata de generar una crisis administrativa y académica para fortalecer escuelas privadas o a facultades de arte que se vienen creando en las universidades. Si esto es así, puedo decir que el arte y la cultura no están al alcance de la gente pobre y los gurús (entre ellos Delfín) no quieren formar nuevas castas, nuevos nombres y rostros de las artes plásticas al interior del país.

¿Qué nos espera a futuro? Mucho. Cuando se crea la filial el año 2005, evaluamos dentro de la Comisión, la posibilidad de crear a mediano plazo la Escuela Regional de Bellas Artes, con autonomía administrativa y académica y al mismo tiempo comenzar a promover esta instancia educativa a nivel internacional para pasantías, convenios de cooperación y capacitación. Hoy ante estos hechos y los que nunca terminarán de solucionarse, se impone esta propuesta para que el Gobierno Regional mediante una Comisión Multidisciplinaria elabore un Expediente Técnico y fundamentar ante el Ministerio de Educación la creación de la misma.

Para que esto suceda, se requiere la participación de todos: Los que estamos viviendo el día a día en Amazonas, a los que se ufanan de representarnos en el Congreso de la República, a los que dicen que aman a Amazonas, al club de amazonenses en Lima, para que hagamos causa común y enfrentemos a este monstruo cultural que tienen como director la ENSABAP y podamos sustentar nuestro requerimiento ante las instancias correspondientes.


Esta sede descentralizada en Chachapoyas, era la codicia de muchos gobiernos regionales que aspiraron tener en sus respectivos territorios. Es una alternativa ante las limitaciones y ofertas educativas para cientos de estudiantes. Es la catarsis para cientos de niñas y niños que entre enero a marzo trazaban líneas, coloreaban sus cartulinas con la ilusión de ser futuros artistas. Es la ilusión de todo un pueblo, que veía con buenos ojos que la ENSABAP Chachapoyas, sería el centro de la cultura, el arte y la escultura. Un culto nacional como Víctor Delfín Paredes y sus demonios interiores, mató de un plumazo el sueño de toda una generación. El tiempo juzgará estos hechos; pero también nuestras actitudes administrativas y humanas.
Publicar un comentario