viernes, 11 de diciembre de 2009

SALUD PÚBLICA: ¿RESPONSABILIDAD FAMILIAR O SOCIAL?



En los últimos cinco años, se han registrado en Amazonas, 34 muertes por suicidios, 66 intentos de suicidio, asesinatos por celos, fuga de adolescentes de los domicilios, divorcios, separaciones fortuitas y otros sucesos sociales que ponen de manifiesto un tema público relacionado a la salud. Salud desde el punto de vista del desarrollo social de las comunidades. Esa salud, que al parecer no es contemplada en la etapa preventiva en nuestras sociedades modernas, oprimidas por el stress, la competencia, el trabajo y hasta el individualismo que mella las emociones de nuestra gente.

Tres casos son los que me han marcado hasta este momento, por la que escribo este comentario: El primero, una señorita de diecisiete años que luego de bailar magistralmente La Chumaychada en Junio de este año, se envenena por razones poco esclarecidas; el segundo, una niña que asesina a su madre poniendo raticida en la sopa, el tercero, el joven que amaneció ahorcado en un terreno abandonado y colgando de un árbol. Y si comenzamos a enumerar faltaría espacio para identificar todos los hechos que han conmocionado a nuestra comunidad.



Y al saber estos casos, que si bien es cierto, son estrictamente familiares, me pregunto ¿Cuál es el papel del estado representado en sus instancias sub nacionales como las regiones y los municipios, frente a sucesos de esta naturaleza? Mucho, pero desde el aspecto de la prevención en la Salud Pública.



Las funciones esenciales de la salud pública según la Organización Mundial de la Salud, son:
Seguimiento, evaluación y análisis de la situación de salud.
Vigilancia de la salud pública, investigación y control de riesgos y daños en salud pública.
Promoción de la salud.
Participación de los ciudadanos en la salud.
Desarrollo de recursos humanos y capacitación en salud pública.
Garantía y mejoramiento de la calidad de los servicios de salud individual y colectiva.

En las competencias tanto regionales como locales, se contempla sus injerencias para desarrollar programas de salud preventiva, que no es otra que generar, impulsar programas y proyectos que involucran el desarrollo humano, tales como zonas de esparcimiento, zonas de recreación, zonas de protección al medio ambiente, promover el deporte y campañas públicas que involucre actividad del hombre.
A ello se suma, las actividades preventivo promocionales de la salud que tiene que desarrollar, en esta caso la DIRESA AMAZONAS, mediante el seguimiento de poblaciones en riesgo o propensos a sufrir este shock emocional que conducen al suicidio. Esa población en riesgo se tiene que identificar en las escuelas, en las zonas periurbanas, en familias en proceso de separación, en hogares donde prolifera la violencia, etc.

La Salud Pública, es responsabilidad de todos y por todos; pero orientado desde la gestión administrativa para que se oriente, planifique y accione programas y propuestas públicas para fomentar en la población de riesgo cambio de hábitos y conductas personales como familiares.

Cuando escucho estas cosas, retrocedo en el tiempo de mi infancia y me veo ocupando la plaza de armas jugando fulbito o corriendo carreras de cien metros, jugando ajedrez, ludo, juegos colectivos y recreativos convocados por instancias administrativas como el IPD, Municipio o Clubes deportivos. Urge entonces recordar las cosas buenas, aplicarlas, ponerlas en práctica y hacer que nuestras familias, nuestra gente, salga de sus casas, camine, respire, converse, dialogue, se divierta, se relaje y haga de su existencia y de los problemas no una carga; sino más bien motivo de alegría y de gratitud a la vida
Publicar un comentario