viernes, 18 de noviembre de 2011

¿Qué esconden los OJOS DE LA VIRGEN ASUNTA?


Quizá para todos los que puedan leer este artículo, les parezca una guachafería, un desenfreno literario, un alarde, hasta una estupidez y que al final las fotos no dicen nada. Hay un dicho popular que dice, “Todo depende del cristal con que se mire”. Y en esa prerrogativa es que quiero enseñarles esta galería fotográfica donde se refleja en el ojo derecho (cuando mira de frente), izquierdo para los que vemos la foto, una imagen que me llamó la atención al compararla con cientos de fotos que vengo archivando producto de las sesiones fotográficas que realizo los sábados entre las 9 y 12 del día. El motivo, tener fotografías de todos los ángulos y formas para publicar un libro en su homenaje por cumplir el año que viene sus 60 AÑOS DE CORONADA.

¿Cómo se descubre?
            Resulta que en el mes de Junio de este año, se restauró la imagen, cuyos trabajos duraron un poco más de un mes. El rostro es diferente a la que uno está acostumbrado a ver todos los meses de agosto. Dicen que es el color y la forma original. Luego de ver las fotos de la restauración, por curiosidad comencé foto por foto a realizar las comparaciones y en el único ojo donde se aprecia esta imagen difusa que al parecer podría ser de DIOS, ya que tiene la forma, el parecido de la imagen es la que figura en los altares de la ciudad, como ejemplo en el templo de Belén o Buena Muerte.
            La foto es tomada con una cámara fotográfica SONY automática y en primer plano. Es decir, he tenido que subir a su altar para tomarla de cerca de un metro. En ese mismo ángulo, las demás fotografías no tienen este fondo que asemeja a una persona, pese a que todas fueron tomadas casi a la misma hora y sábado a sábado y con vestidos diferentes.
Reacción
            No busco absolutamente nada con presentar esta galería fotográfica del rostro y ojos de la patrona de Chachapoyas. Puede que un acto imaginario extravagante sea la que motive este comentario; pero, es un placer hacerlo. Si hay en el mundo vírgenes que lloran, que sangran, que cierran sus ojos, nada pasará en el mundo cristiano y menos en los seguidores de la “Virgen Asunta” si es que PAPA DIOS aparece reflejado en sus hermosos ojos, salvo que DIOS también se chachapoyano.



Publicar un comentario