lunes, 11 de julio de 2011

UN JUSTO CAMPEON PROVINCIAL


Parecería que con la Copa América y los triunfos del Perú, hizo que cientos de personas bien abrigadas para soportar el frio, acudan al Estadio Kuélap de Chachapoyas para disfrutar de un encuentro deportivo que definiría al campeón de la provincia. Dos equipos : Tushpuna que por vez primera disputaba estos tipos de encuentros y Santo Domingo un eterno representante de nuestro balompié en esta parte del país. Al final, luego de noventa minutos arduamente disputados, el equipo blanco y negro, se hizo del título. Un título festejado por todo un barrio, por grandes y pequeños y podríamos decir por todos. Un título celebrado por todo lo alto. Un título merecido después de muchos años de tradición futbolera.




Hablar sobre el partido, es perder objetividad por mi parte, ya que soy un hincha del equipo de mi barrio. Con él nací, con él vivimos etapas inolvidables en nuestra infancia y juventud. El resultado es mentiroso: 3 a 2, ya que muy fácilmente se hizo del rival y goleaba cómodamente por 3 a 0; pero faltando diez minutos los hicieron dos goles. Los últimos minutos, los hinchas estaban con la voz apagada y un nudo en la garganta, pese al ruido de las trompetas y el bombo. Al final, todos saltamos porque se nos hizo por primera vez un título que los declara como el flamante campeón provincial. Ahora viene lo más difícil, enfrentar a rivales más preparados, ya sea de Mendoza, Luya o Bongará; pero como están las cosas, no creo que sea una misión imposible. Con corazón, coraje y amor a la blanquinegra se puede hacer realidad los sueños, el cual es representar al fútbol amazonense en otras lides.


Y quizá al leer este artículo dirán que “somos ridículos  al celebrar un título” después de muchos años de historia en el balompié local. Pero es bueno contarles algo más del club. Su nombre completo es CLUB JUVENTUD DINAMICA DE TUSHPUNA, formado por un grupo de adolescentes del barrio en los años 60. Muchachos marginados del torneo local por vivir en zonas pobres de la ciudad. Los Portocarrero, los Valdivia, los Gonzáles, los Cabañas, los Alvarado, los Mendoza, los Gáloc, hicieron el club y veinticinco años consecutivos se convirtieron en los embajadores de Chachapoyas ante los distritos. Recuerdo mucho que los del barrio viajábamos a Cuelcacha, Molinopampa, Chontapampa, Colcamar, en sus fiestas patronales, íbamos con nuestra banda orquesta encabezados por Juan “Bombo”, Rodrígo “Mao”, cacerolo, el zuco Serván, mis primos los canchules, el viejo Trigoso, Ricardo Tejedo, Jorge Vega. Terminaba los partidos, perdíamos o ganábamos en la noche era la fiesta. En ella se acababa la rivalidad y traíamos a casa, gallinas, huevos, cuyes cangados como regalo. Y siempre era así, hasta que hace seis años se los ocurre a sus jóvenes dirigentes inscribirlo oficialmente en la Liga de Chachapoyas. Hasta el año pasado era un convidado de piedra. Hoy en el 2011, viene mostrando madurez y eso lo hace que las barras sean mayores y se gane el respeto y cariño de todos los equipos y amantes del fútbol. Hoy por ejemplo, hemos visto como gritaban los goles los simpatizantes del Sachapuyos, Higos – Urco y Hospital.


Sabemos que vienen cosas mayores y de muchas responsabilidades, será por eso que el club viene rifando una motocicleta cuyo boleto cuesta cinco soles. Las ganancias permitirán solventar los gastos, los pasajes y quizá una propina a los aguerridos jugadores que pisan la pelota, la meten a cambio de un aplauso y una hinchada embelesada por el club que no lo deja de alentar.

Hoy diez de julio se escribe una historia en este equipo y ojalá poco a poco siga madurando y jugando como ellos lo saben y seguir coreando sus goles. Goles que son un golpe directo al corazón del hincha, goles que son amores y pasiones por ese deporte llamado fútbol y que a todos nos gusta disfrutarlo.

¡Salud, campeón!
Publicar un comentario