lunes, 26 de febrero de 2018

¡Pichucheros en acción!




Conversación en watshapp:
NN: Te gustaría experimentar los avistamientos de aves”
MHCL: Hermano, sería bacán, pero de pájaros no sé nada, solo recuerdo que de muchacho los jebiaba diuncanto.
NN: Ahora se jebea con cámaras y larga vistas”.
MHCL: Queda.
NN: Bienvenido al grupo.
Luego el NN supe que era Henry Díaz Guibert, amante de la naturaleza, la conservación y las aves que sin duda son todo un misterio.


¡Asu, manlla, on! ¡Qué bacán! ¡Precioso!, son algunas de las expresiones que nacen en cada novato al ver de cerca a las aves que posan en la copa de los arboles, esos animales alados que en el bosque o fuera de la ciudad te alegran la mañana con su trinar, muchas veces escondidas, anónimas, poco valoradas que te llaman la atención al escuchar su canto de la mañana y que uno en el fondo de nuestro ser, escucha admirado de las sorpresas que te brinda la vida y nuestra naturaleza.


“Resulta que el 5 de mayo se celebra el “Global Big Day”, evento donde se realizará una competencia mundial para ser reconocidos como el territorio con mayor aves avistadas y endémicas en el mundo y para que Amazonas resalte en este evento, necesitamos de 200 personas aproximadamente que se interioricen en esta fascinante mundo de las aves”, me dice entusiasmado Antonio García Bravo, uno de los principales promotores de esta actividad en Amazonas y que sabe de memoria los nombres de todos los “pichuchos” que ubica con su potente telescopio.


Al llamado de Antonio, acudimos una docena de amigos para hacer práctica del primer Workshop de técnicas de observación de aves, siendo el punto de encuentro el terminal terrestre. Carlos Canelo, que no le gusta viajar solo me invita a viajar con él. Agua, frutas, cámara, repelente y listo para participar de esta experiencia, que al final, se convirtió en inolvidable. La zona para avistar aves, era Achamaqui, lugar emblemático en la historia de Chachapoyas, ya que en ella se ubicaba una pequeña central térmica para brindar luz a la ciudad y que actualmente está acondicionada para brindar servicio de alojamiento en su hermosa casona y además, rodeada de una belleza natural que es envidiable.


Todos acondicionados con larga vistas o binoculares comenzamos a recibir las indicaciones técnicas, de pronto vuelan sobre nosotros muy cerca una decena de pajaritos y posan en unas ramas secas. A lo lejos todo pájaro es lo mismo, prestos enfocamos al lugar y ¡Wao!, desfilan por nuestros ojos una variedad de colores: rojos, celestes, azules, amarillos, picos delgados, gruesos, movimientos veloces, saltos cortos y largos, movimiento del cuerpo, etc. Antonio nos dice “Ese de allí es un Saltator striatipectus, el otro es un Oriole blackbird, más allá está un Spot-Throated hummingbird. A lo lejos veo una hermosa ave que veía siempre de muchacho ¡allá está un piuro!, se ríen en mancha. Esa ave es un pitangus, me dicen. Cosas de la ignorancia, jejejeje.


Cruzamos un puente colgante sobre el mítico río Utcubamba, sobre nuestros hombros literalmente están unos sarcófagos destruidos, caminamos sobre pasto recién devorado por vacas, caballos y becerros, nuestros pulmones se llenan de nuevos aires, nuevos vientos y aromas. Nuestras fosas nasales perciben el olor a guayaba, a limas a esperanza y libertad, que solo te sabe dar el campo que llenan tu existencia de colores, sensaciones y emociones pocas vistas o alcanzadas en nuestra vida terrenal.


Tres horas de caminata sencilla, de conversaciones casuales con: Antonio Garcia Bravo, Alex Vásquez, Betty Guzmán. Jessica Muñoz. Carlos Canelo, Mirtha Zagaceta, Diane Liz Caro, Jhon Yelsin García, Policarpa Marín, Gerson Meza Mori. Luis Cueto Aparicio, Rafael Maqque, Oscar Von Bischoffshausen entre otros, vez que cada uno de ellos, sean jóvenes o adultos, tienen un sentido común: experimentar cosas nuevas. Vaya que avistar aves, además de nuevo es profundamente productivo. No es solo la habilidad visual para avistar sobre una copa, una rama, una piedra al ave, es darle un sentido el ecosistema y valor a la vida misma. Pueden ser seres pequeños a los lejos, tenerlos cerca, muy cerca por medio de los binoculares tu vida cambia, se transforma y puedes quedarte contemplándolos permanentemente y olvidarte de tus responsabilidades sociales o familiares. Es una sensación que te perturba, te contagia, te cautiva, en otras palabras te maravilla.


El grupo impulsor del Global Big Day en Amazonas, tiene previsto desarrollar ciclos de entrenamiento hasta el 15 de abril, si es que desea formar parte de ella puede ponerse en contacto con Antonio (941441450) y coordinar su participación.

Ya de regreso, la curiosidad periodística hace que rompamos los protocolos de ser invitado y poco a poco encuentro razones y motivos para estar más orgullosos de nuestra región. Me entero que Amazonas cuenta con casi el 50% de todas las especies de aves registradas en el país (doble ¡wao!), que los valles del Marañón, Yambrasbamba, en el entorno a Gogta existen como 240 especies únicas en el país, que tenemos en Bagua, Utcubamba y Condorcanqui muchísimas especies por descubrir y el reto es eso, identificar nuevas especies endémicas para obtener el galardón de campeones mundiales en este deporte sin velocidad, sin armas, solo con la sagacidad para identificar a todo ave que vuela en libertad…¡nuestra libertad!



FOTOS: Mirtha Zagaceta, Jessica Muñoz


Publicar un comentario