lunes, 12 de febrero de 2018

Caminemos a una reingenieria total en Amazonas.



Creo que es suficiente la experimentación.
Dejemos de lado la planificación por demanda. ¡Ya!

Cuando se crea Chachapoyas en 1538, se hace una fundación accidentada por lo que se refunda tres veces hasta su ubicación actual. Desde ese momento, todo lo que se hace, es producto de la improvisación. Si vemos esa lógica del desarrollo, al interior de Amazonas nacen y mueren centros poblados producto de una migración furtiva que ataca la tierra como virus hasta cuando ésta muera (depredación, cambio de uso, etc). Surgen proyectos que por su impacto generan problemas antes que soluciones. Es decir, los conejillos de indias que fueron mis tatarabuelos, bisabuelos, abuelos y mis padres, yo y mis hijos (tus hijos), si es que no se pone “pare” a esto, seguiremos viviendo de experimentos.


Hay una metáfora bien interesante que siempre lo uso en mis exposiciones: eres águila o eres pato. Tal parece que las águilas que han volado y lo hacen sobre nuestro territorio, han sido ciegas y no han podido identificar las oportunidades de desarrollo, es decir, las presas que generarán la riqueza de nuestros pueblos. Existen muchos patos que solo se contentan con la poza a su alrededor: vivir y sobrevivir.

Hay una corriente de moda, perjúdica totalmente, como es el caso de las reforestaciones que más va por la forestación ya que en vez de preservar el ecosistema nuestro, la destruye. ¿Es acaso genial que hoy existan pinos donde antes hubo pajonales?. Se calcula que debe haber sobre las 100 mil hectáreas sembradas de pino y que hoy es un problema porque no saben qué hacer con ellas. Esto es un claro ejemplo de simpleza y ligereza administrativa en Amazonas y el país.

Exponer muchos puntos en un espacio tan pequeño, sin duda alguna será interminable, por lo que me atrevo a proponer a las nuevas autoridades que se analice lo siguiente.

¿Cómo disminuir el alto porcentaje de semi analfabetismo en Amazonas?
¿Qué estrategia educativa se tiene que emplear para darle utilidad a nuestros recursos?
¿Qué tipo de planificación se requiere para cambiar las perspectivas de desarrollo de nuestro departamento?
¿En qué somos y podemos ser competitivos para brindar calidad a nuestros pobladores?


Particularmente, estoy convencido que se tiene que:

UNO.- Diseñar una planificación territorial que priorice las inversiones a fin de acelerar el desarrollo de Amazonas. Dicha planificación deberá ser consensuada y validada socialmente más allá de los presupuestos participativos.

DOS.- Tiene que implementarse un sistema educativo técnico en zonas estratégicas que permitan dar un valor agregado al estudiante para que se prepare para el trabajo y le demos “utilidad” a la información que reciben, porque la educación actualmente es INÚTIL para todos y para nuestro futuro. ¿Se imaginan escuelas con implementación de maquinaria para transformar la madera? ¿Con enseñanza agropecuaria para dinamizar la productividad regional?

TERCERO.- Tenemos que apostar por la tecnología y una política de inversiones privadas con normas regionales que garanticen estabilidad social, política y económica. Hay que especializar a nuestros campesinos y agricultores en producción de calidad y diversificado para evitar “otra crisis de la papa”. Cuanto más diverso sea nuestra producción mejor estabilidad económica tendrá la gente del campo.

CUARTO.-  Política social de valores y principios que permitan regenerar el valor humano como papel y piedra angular del desarrollo de cada uno de nuestros pueblos. Una política que imparta respeto, honorabilidad, dignidad y actitudes sinérgicas de los ciudadanos del futuro.

QUINTO.- Hacer de la política un SERVICIO DE BIEN COMÚN.

SEXTO.- Construir un CONTRATO SOCIAL donde no haya perdedores ni vencedores, un contrato que respete un sueño, que construya un futuro y genere el desarrollo de Amazonas en los próximos treinta años.

Hay que evolucionar, la política es un medio para eso, pero para hacerlo realidad basta una sola acción: DEJAR EL INDIVIDUALISMO. Hoy todos debemos ser tripulantes antes que pasajeros.

Publicar un comentario